Home News
Noticias

Noticias encontradas: 165

15/03/2012 | Sentirse en casa, en Europa

Más allá de las latitudes y de las lenguas, cuántas cosas nos unen...
…un automatismo DITEC en la entrada, por ejemplo.


¡Qué jaleo, esta vieja Europa, continente de los mil contrastes!
Una serie de pequeños países a veces divididos por rivalidades arcaicas que hablan lenguas diferentes - de origen latino, germánico, eslavo... - vinculados a peculiaridades territoriales y demasiado a menudo mentalizados en una vía nacional para resolver los problemas en vez de en un camino común de colaboración.
Así, los ingleses llaman a los franceses "comedores de ranas" y los franceses "macaroní" a los italianos, los alemanes miran con desconfianza a los chapuceros mediterráneos y los mediterráneos se ríen de la eficiencia según ellos poco imaginativa de los alemanes. Los recién llegados del Este, ex soviético, desean todos los status symbols del consumismo occidental, mientras la economía consumista se viene abajo...
Y pensar que Mijaíl Gorvachov, con extraordinaria lucidez, habló de "casa común europea, del Atlántico a los Urales" ya en el 90, justo después de la caída del muro de Berlín, y que ya se hablaba de federalismo europeo y de Europa libre y unida en el "Manifiesto de Ventotene" del 41, considerando en crisis el modelo del estado nacional, es más, culpándolo de las dos guerras mundiales.

Obviamente, las cosas que nos unen son bastante más numerosas que las que nos separan: el principio de la democracia nació hace miles de años en la Atenas de Pericles. Todos nuestros países tienen un sistema jurídico con gran influencia del derecho romano, herencia del gran imperio de la historia común. Todos reconocemos el valor del triple ideal de liberté, egalité, fraternité que nos inculcó la revolución francesa…

Y nuestra vida cotidiana es bastante más homogénea de lo que nos imaginamos, un poco por el euro, que unifica muchos de nuestros países, y un poco por costumbres que se han vuelto globales y homogéneas no sólo en Europa: ¿esos jóvenes que visten vaqueros y sudaderas, comen hamburguesas con patatas, escuchan música con el iPod y mandan sms continuamente de dónde vendrán?

No hay que sorprenderse si también las estructuras de acceso se están globalizando.
Digamos “Loosdrecht”: que levante la mano el que sepa lo que es… ¿Todas las manos bajadas? Era de esperar. Este precioso lugar no es tan famoso como se merece.

Se encuentra en el norte de Holanda, en el municipio de Wijdemeren - cerca de Utrecht, para nombrar la gran ciudad más cercana - y en realidad está formado por dos aldeas: Nieuw (nueva) y Oud (vieja) Loosdrecht. La Loosdrecht nueva es una localidad bastante poblada y urbanizada, mientras que la vieja Loosdrecht consiste en una zona en la que se encuentran casas sueltas construidas a orillas de los lagos.
Y hay una barrera automática en el puerto de Piet Hein, en Oud-Loosdrecht, donde amarran barcos holandeses y de otros lugares: el lugar es tan cómodo y bien atendido, y está tan cerca del aeropuerto, que incluso muchos extranjeros parten de este puerto para zarpar mar adentro. La barra es una DITEC Qik, sencilla y funcional, como la que probablemente da acceso al supermercado de debajo de casa.

En otra foto se ve una cancela. Se encuentra en un restaurante de Ronago, en la provincia de Como, justo en la frontera de Italia con Suiza. Se mueve con DITEC Cubic, el sistema enterrado de automatismo que no presenta estorbos en las partes visibles y mantiene inalterado el estilo y la imagen de la puerta, en plena ciudad o en un lugar solitario y campestre.

Y, por último, otras imágenes con dos bancos alemanes. Cambia el cartel: uno es el Geno Bank de Fulda y el otro el Raiffeisen de Landolfshausen, ambos en la Alemania central. Sin embargo, las puertas son iguales, DITEC Valor, ideales para un tráfico intenso y perfectamente adaptable a cualquier contexto arquitectónico.

En resumen, es hora de rechazar los localismos exasperados y de abrir los ojos a una realidad evidente: Europa está mucho más unida de lo que nos imaginamos. Así que abramos el corazón a la nueva Europa: las entradas las abrirá, automáticamente, DITEC.