Home News
Noticias

Noticias encontradas: 165

22/12/2011 | CONSTRUCCIÓN DE CANCELAS: cómo resolver la cuestión de la pendiente

Para que una puerta en pendiente funcione, los proyectistas y los instaladores deben tener en cuenta algunos detalles complicados. Este artículo aborda de qué depende el correcto funcionamiento. 

Texto: Stefanie Manger

En general, las cancelas automáticas se instalan sin problemas en pendientes de hasta un 5 por ciento. En los demás casos, las declaraciones de los fabricantes de automatismos son muy variadas. En efecto, los valores anunciados por los diferentes fabricantes varían entre el 7 y el 10 por ciento. Da igual cuál sea la pendiente; siempre hay un proveedor que propone una solución: por tanto, “es una cuestión de dinero”. Por ejemplo, Ditec fabrica automatismos para cancelas batientes con una longitud máxima de hoja de 5 metros y con una entrada en pendiente de hasta el 10 por ciento, según Carsten Müller, director de ventas de Ditec en Oberursel. Además, añade que: “la pendiente máxima depende del tamaño de la puerta, de su peso, de la resistencia al viento y de la frecuencia de utilización”. También se necesita una planificación minuciosa para reducir los riesgos de las cancelas correderas en pendiente. “Las cancelas correderas automáticas son aptas para pendientes de hasta el 15%", afirma Müller. "Por tanto, el peso de la cancela y la frecuencia de apertura deben adaptarse de manera exacta a las condiciones del lugar”, subraya Müller. Ditec fabricaautomatismos para cancelas correderas de hasta 3.000 kg de peso. Por lo que se refiere a la pendiente, hasta ahora nada ha parado a Stefan Görke, instalador experto. “La inclinación máxima para una puerta en pendiente era del 22%”, afirma el empresario de Schimberg. 

Atención al peso 

El punto neurálgico de las cancelas en pendiente reside en las fuerzas que deben ser conformes a las normas de seguridad durante la apertura y el cierre de una cancela. A diferencia de una cancela instalada en terreno plano, una cancela en pendiente debe frenarse con más fuerza al cerrarse. Para las cancelas batientes y correderas, la frenada se garantiza generalmente mediante amortiguadores radiales oleohidráulicos. “Se integran en la puerta con diferentes grosores y cantidades", explica Müller. Para que las puertas se abran rápidamente a pesar de la pendiente, el automatismo debe tener más potencia que cuando se trata de un terreno plano. Los automatismos industriales demuestran ser más eficaces en caso de pendiente y los fabricantes a menudo destacan esta característica para las cancelas en pendiente. Müller calcula unos sobrecostes de aproximadamente 500 euros para cancela correderas de pequeño y mediano tamaño. “Un criterio fundamental para el sobrecoste de una cancela en pendiente es su peso”. El experto del sector Görke recomienda tener en cuenta también el peso de la cancela. “Un peso reducido resulta ventajoso en caso de pendiente”. Las cancelas de aluminio son, por ejemplo, más ventajosas que las cancelas planas.
… 

Comprobar las fuerzas motrices y la protección antibloqueo 

Por lo que respecta a las cancelas en pendiente, los sobrecostes dependen sobre todo de las intervenciones adicionales necesarias, que varían considerablemente de una cancela a otra. Görke considera que el sobrecoste para el montaje de un accionamiento es irrelevante. “Si hay un herraje de elevación, las dimensiones geométricas necesarias aseguran el impulso del accionamiento”. Al elegir el accionamiento, Görke recomienda optar por un fabricante “cuyas prestaciones no se limiten a la documentación y a las instrucciones de montaje”.
Dado que un fallo del accionamiento de una puerta en pendiente tiene consecuencias todavía más catastróficas que para una puerta motorizada en terreno plano, se deben controlar y documentar necesariamente las fuerzas operativas y la protección antibloqueo antes de la puesta en funcionamiento. Además, a la hora de la entrega y de la formación al usuario, el instalador también debe velar por que se lleve a cabo un mantenimiento regular conforme a las prescripciones. “Uno de los principales riesgos es un mantenimiento y un control de seguridad insuficientes o completamente inexistentes”, constata Görke. 

Conclusión: tener en cuenta las distancias de ralentización 

Cuando los instaladores automatizan cancelas batientes y correderas en pendiente, deben armonizar perfectamente artesanía y técnica, prestando especial atención a los dispositivos de seguridad. Si estos se activan en la cancela en pendiente, las distancias de ralentización pueden aumentar. Ditec ha desarrollado para tal fin un programa propio de regletas de contactos de seguridad "SOF". “Hemos tenido en cuenta los tiempos de respuesta y las distancias de ralentización de las regletas de contactos”, declara Müller.

Fuente: M&T Metallhandwerk