Home News
Noticias

Noticias encontradas: 165

21/12/2011 | 40 entradas peatonales automáticas Rex en la clínica Metivet, en Saint-Maur, en Francia

DITEC SE ABRE CAMINO EN LAS ESTRUCTURAS SANITARIAS FRANCESAS

Para muchos, el nombre “Saint-Maur-des-Fossés” no dice mucho. Esta plácida localidad y sus aproximadamente 75 mil habitantes, ubicados en el departamento del Valle del Marne, en la región de Île-de-France, rara vez conquistan las primeras páginas de los periódicos.
Por otro lado, es comprensible; en esta zona del norte de francia hay ciudades que se prestan mucho más fácilmente a dar de qué hablar: en ella se encuentra la capital, París, con su energía inagotable, los grandes negocios, la política, el espectáculo y todos los eventos que suceden cada día, y también hay otras ciudades importantes como Boulogne-Billancourt, Saint-Denis, Argenteuil, Versalles… La buena y vieja Saint-Maur como mucho se recuerda por ser la ciudad natal de Vanessa Paradis, atractiva actriz, cantante, modelo e imagen de Chanel, además de pareja de la estrella americana Johnny Depp, y de Raymond Radiguet, escritor de excepcional talento, fallecido con sólo veinte años en 1923 después de regalarle al mundo la breve pero intensa obra maestra “El diablo en el cuerpo”.

Sin embargo, es suficiente charlar un rato con el propietario de un bistrot o con un taxista local para descubrir que los habitantes de Saint-Maur-des Fossés en el fondo están encantados con su tranquila provincialidad y satisfechos de su pequeña ciudad, quizás no famosa, pero eficiente. “Un havre de paix à proximité de Paris” (un oasis de paz cerca de París), afirma orgullosa la página web oficial del Ayuntamiento, y este orgullo está motivado: la ciudad está hecha a la medida de las personas. Puede que falten algunos servicios culturales (universidades, grandes teatros, galerías de arte importantes...), pero se tarda media hora en ir al centro de la capital. Al final no hay tanta diferencia de tiempo entre vivir en Saint-Maur y en algunos barrios periféricos parisinos que nadie se atrevería a definir pacífico refugio para quien vive en ellos.

También la Clinique Médico Chirurgicale Gaston Métivet, en el número 48 de rue Alsace Lorraine, se considera un motivo de orgullo: una estructura sanitaria privada pero concertada nacida en el 47 por voluntad de un médico local bastante estimado (el doctor Metivet que da nombre a la clínica), cuando Francia volvía a levantar cabeza tercamente tras los horrores de la guerra. Desde entonces, la clínica ha seguido actualizándose y, en 2010, se dotó de un nuevo bloque funcional que incluye la planta de maternidad, el departamento de cirugía y los ambulatorios. Como decíamos, París está a un puñado de kilómetros y está comunicada estupendamente con la red de carreteras y con el metro, ¡pero los habitantes de Así, la renovada Metivet ahora dispone de hasta 7 quirófanos y unas cien camas. Y algunos departamentos, como maternidad y cirugía oftalmológica, especializada en operaciones con láser, han alcanzado tal fama que atraen a pacientes de otros centros de los alrededores de París.

Lo bueno de esta clínica es que, al adaptarla a los estándares de excelencia actuales, no sólo se han cuidado las máquinas científicas de última generación, sino también el confort de las habitaciones (todas con baño privado), los agradables espacios comunes y la calidad de los soportes utilizados. En este sentido, se explica la decisión de instalar unas cuarenta puertas automáticas Ditec Rex, las peatonales correderas resistentes y fáciles de montar con excelente relación calidad/precio.
En un hospital, donde pasan a menudo camillas y sillas de ruedas, las puertas automáticas son una garantía de funcionalidad y presentan ventajas incluso en términos de higiene, ya que no es necesario tocarlas para abrirlas. Además, en el caso de las Rex hay que decir que se trata de puertas agradables a la vista que contribuyen a la impresión estética del conjunto y que el mantenimiento está garantizado por el instalador, según el contrato firmado con el propietario.

En resumen, tanto en las grandes como en las pequeñas ciudades, cuando la búsqueda de entradas de calidad es una cuestión esencial, Ditec tiene la respuesta adecuada, incluso en la Île-de-France.