Home News
Noticias

Noticias encontradas: 165

29/11/2011 | DONDE SE ABREN LAS PUERTAS A LA VIDA, SE ELIGE DITEC

Hôpital Mère Enfant Rockefeller de Lyon 

Lo más sorprendente de Lyon es su capacidad de englobar, absorber y hacer “lionés” prácticamente todo lo que con el tiempo ha entrado a formar parte de su existencia. Hablamos de una realidad imponente (es la tercera ciudad de Francia, después de París y Marsella, y la segunda si tenemos en cuenta la superficie urbana) y, sin embargo, capaz de mantener una unidad histórica y estilística y proponerla en toda su belleza a los visitantes precisamente porque la población residente participa activamente en el cuidado de la ciudad. La UNESCO ha concedido a su casco antiguo el título de "Patrimonio de la Humanidad", y quien ha tenido la suerte de pasar por la ciudad el 8 de diciembre, cuando se celebra la Fête des Lumières, ha vivido una experiencia inolvidable Los habitantes encienden faroles en las ventanas de sus casas. Las luces, desde las calles más importantes hasta los callejones, hacen sugestivas las vistas urbanas, y los edificios parecen florecer con mil gemas luminosas. Artistas procedentes de todo el mundo, con espectaculares juegos de luz, iluminan los monumentos más famosos de la ciudad. Por todas partes reina una atmósfera surrealista, casi de magia poética: no sorprende que sea lionés Antoine de Saint-Exupéry, escritor y aviador, autor de El Principito, esa obra maestra que también es, a su manera, “patrimonio de la humanidad”, aunque ninguna organización haya pensado nunca en censar los libros que ayudan a vivir mejor. 

Lyon es la ciudad de la antigüedad, el centro galo que se hizo romano y dio a la Urbe dos emperadores: Claudio y Caracalla. Es la pía capital burgundia que, en la Edad Media, fue sede de dos concilios de la Iglesia. Es el centro renacentista floreciente para el comercio de la seda. Es el centro textil más importante de Francia en la época de la revolución industrial. Pero también es la ciudad moderna que ha sabido construir barrios nuevos para acoger a la creciente población, de los residenciales a los barrios de negocios como La Part-Dieu, actualmente el segundo distrito comercial de Francia, después de La Defense, en París. Y, aún más, la ciudad que desde los años 90 ha sabido reinventarse, dando a su territorio desmesurado una nueva política de los espacios urbanos, recualificando las zonas públicas con un plan de iluminación innovador y un plan de zonas verdes orientado a una gestión evolutiva sostenible de la ciudad, adornando las plazas y las calles con nuevos pavimentos y juegos de agua. Gracias a la red de transportes potenciada, Lyon se ha convertido en un gran centro del sector terciario europeo, una ciudad en la que la circulación de personas, mercancías, capitales e ideas se asienta como uno de los principales factores de desarrollo.
También los servicios para la salud están a la vanguardia. En Lyon, los administradores buscan con inteligencia la integración entre lo público y lo privado, con total beneficio de los ciudadanos. Precisamente en esta óptica se introduce el Hôpital Mère Enfant Rockefeller, estructura del Groupe Hôpitaux Privés du Grand Lyon inaugurada en 2010 que, en sus departamentos de ginecología, además de la clínica de maternidad propiamente dicha (una “fábrica” de 4000 nacimientos al año, con partes que siguen técnicas diferenciadas, de las más naturales, incluso en el agua, hasta las más medicalizadas), cuenta con un servicio de diagnóstico prenatal, un centro de procreación asistida, todas las especialidades quirúrgicas relacionadas con la madre y el bebé y una unidad de psicología perinatal. 

Se trata de un hospital modernísimo, en el que se ha estudiado cada detalle uniendo el confort de las pacientes con la máxima funcionalidad. Por tanto, no sorprende que se haga gran uso de las puertas automáticas (¡intente abrir una puerta empujando un cochecito o con un bebé en los brazos!). Sorprende un poco más que para las decisiones técnicas no hayan dado preferencia sólo a la fabricación nacional: unas cuarenta puertas correderas y cuatro puertas batientes son DITEC... se trata de REX, por lo general, puertas de gran funcionalidad en las que el sistema de bloque "único" contiene un grupo de tracción y cuadro electrónico. Pero también hay otros modelos, algunos telescópicos, e incluso portales metálicos de cortina. Probablemente, esto se debe interpretar como una confortante señal de rigor y seriedad; han decidido utilizar las mejores soluciones del mercado y eso han hecho, independientemente de que fueran de fabricación francesa o no. Estas entradas automáticas ya se viven como parte integrante del centro hospitalario. Por tanto, lionesas a todos los efectos, como todo lo que acoge y hace suyo la ciudad. 

Los compañeros de DITEC France han hecho un gran trabajo, en colaboración con los socios de Sesam Portes Automatiques, con los que se lleva trabajando unos diez años.