Home News
Noticias

Noticias encontradas: 165

28/11/2011 | Las puertas automáticas DITEC Valor dan acceso al Hospital dell‘Angelo de Mestre

POR EL BIEN DE LOS OJOS
Cuando el hospital es una obra maestra de la arquitectura, es un regalo para la vista en todos los sentidos
 

Quien va en tren de la nueva estación Venezia Mestre Ospedale, en la línea ferroviaria Venecia-Treviso-Udine, divisa enseguida la imponente vidriera recortarse en el horizonte como un monolito brillante, casi de ciencia-ficción.
Se trata del Hospital dell’Angelo, el complejo hospitalario tecnológicamente más avanzado de Italia, encargado por el Studio Altieri a la genial mano del arquitecto argentino Emilio Ambasz (profesional de fama internacional y pionero de la proyección sostenible), inaugurado en Mestre en 2008.
Esta auténtica joya de la arquitectura contemporánea, realizada en menos de cuatro años, tiene la forma afilada de una pirámide escalonada colocada junto a una gran vela de cristal orientada al sur. La vidriera, que tiene como fin atenuar el ruido externo, combina armónicamente los dos bloques principales de los que está formado el hospital: la “placa”, es decir, el edificio de tres pisos donde se encuentran los quirófanos, los ambulatorios y todos los servicios de diagnóstico, y el bloque en el que se ubican los diferentes departamentos.
Además, tiene como fin proteger de la intemperie el hall que acoge a los visitantes, donde hay varias tiendas y un jardín con ficus, palmeras y diferentes tipos de hiedra: una gran plaza cubierta donde la vegetación trepa por las fachadas, concebida como punto de encuentro y articulación de los recorridos que hace menos traumática la entrada en el hospital. Y éste sólo es un “bocado” del verdor que se encuentra fuera, puesto que la zona en la que surge el hospital está situada en un parque de casi 120 mil metros cuadrados, con dos lagos que hacen de reserva de agua en caso de necesidad.
Los reconocimientos de la obra no se hicieron esperar: algunos llegaron incluso antes de la inauguración. Finlombarda, sociedad financiera de la región de Lombardía, premió al Hospital dell’Angelo como la mejor inversión en Italia en financiación de proyecto sanitario. Project Financing International Magazine consideró el hospital como el mejor proyecto de asociación pública-privada del año 2005, y en el mismo año Euromoney Magazine lo definió como el mejor contrato financiero de proyecto en el sector sanitario.
Pero lo que más cuenta, al tratarse de una estructura hospitalaria, es la fama de excelencia alcanzada en poquísimo tiempo en algunos sectores, sobre todo en la oftalmología.

Junto al hospital propiamente dicho se encuentra un pabellón en el que se encuentra, entre otras cosas, un laboratorio para la investigación de las células madre epiteliales enlazado con un “banco de ojos” dedicado a Giovanni Rama, pionero italiano en los trasplantes de córnea, que es el primero en Europa por número de córneas recogidas y distribuidas. El pabellón, inaugurado el 18 de junio de 2009, tiene una superficie de 5 mil metros cuadrados y un volumen total de 22 mil metros cúbicos.

El laboratorio de investigación, tomando como base las previsiones, aumentará la distribución de las células madre corneales (único centro del mundo que realiza esta distribución) para pacientes de patologías definidas hasta hace poco incurables.
El nombre “Hospital dell’Angelo” se decidió oficialmente con una decisión del ULSS (Unidad Local Socio Sanitaria). Se eligió un nombre cuya carga simbólica se adapta bien a la sociedad multiétnica en la que vivimos: de hecho, el ángel es una figura presente en muchas tradiciones espirituales y culturales: el término deriva del griego y significa “enviado” o “mensajero”. Pero los orígenes de esta figura se remontan incluso a la cultura de los Hititas. De hecho, el ángel está presente en el Zoroastrismo, la religión dominante hace tres mil años en toda Asia Central, pero también en el Judaísmo, el Cristianismo y el Islam.
Si existe un ángel de la satisfacción profesional, debe de haber sonreído con benevolencia ante el compromiso de DITEC en el diseño, la fiabilidad, la tecnología y la funcionalidad de sus productos.
De hecho, las puertas de las seis entradas son peatonales automáticas correderas Valor, que, con su estética básica y valiosa, armonizan perfectamente con el contexto arquitectónico.
Y también debe de haber sonreído ante la excelente reputación de Altes, empresa de Alberto Tessarolo, DITEC Specialist de Galliera Veneta, que se ha encargado de la instalación de estas puertas.