Home News
Noticias

Noticias encontradas: 165

28/10/2011 | Las barreras automáticas Qik 80 DITEC proporcionan el acceso al centro técnico BNF

LA BIBLIOTECA NACIONAL, LA EXCELENCIA INTERNACIONAL DE LAS ENTRADAS AUTOMÁTICAS

Para los franceses, la Biblioteca Nacional es un cruce entre una institución de prestigio y una cuestión de amor patrio; todos tendríamos mucho que aprender de su apego a la cultura del propio país, de la atención prestada al archivado escrupuloso de documentos y, por tanto, de las fuentes históricas originales sobre las que se basa la verdadera investigación.

Cada doctorando que, con motivo de su tesis, haya necesitado consultar archivos sabe cuánta importancia tiene que dichos archivos estén organizados de forma racional y eficiente y dispongan de espacio suficiente, ya que la falta de este último es, con frecuencia, el primer eslabón frágil de una cadena lista para romperse en más puntos debido a dificultades de fondo sin resolver: no hay espacio cuando no existe disponibilidad de fondos; no se asignan fondos cuando se considera una inversión como poco importante, y se da poca importancia al archivado cuando existe poco interés por la cultura en general.

En cambio, en Francia están orgullosos, y con razón, de la atención de siglos de antigüedad prestada a los archivos y a la conservación. Entre las numerosas transformaciones provocadas por la Revolución de 1789 y el dominio napoleónico, tuvo lugar el proceso de secularización de monasterios y diócesis; en el transcurso de unos pocos decenios, primero en el propio país y más tarde en las repúblicas jacobinas de Italia, se produjo un flujo de documentos sin precedentes, durante un tiempo conservados por religiosos, hacia los archivos municipales y estatales, que determinó el desarrollo de la investigación científica aplicada al estudio de los mapas.
Hoy, la BNF, nombre que le dan a menudo a esta institución en el país vecino, posee cuatro sedes en el centro de París, todas abiertas al gran público: el futurista espacio François-Mitterrand en Quai François-Mauriac, con más de 10 millones de libros; el Site Richelieu-Louvois para mapas, impresiones, planos, medallas, fotografías y manuscritos; el viejo Arsenal en la calle Sully, con el departamento de literatura, y la Bibliothèque-Musée de l’Opéra, especializada en música y danza, con los archivos de la Opéra National de Paris.
En Aviñón se encuentra también una sede pública, que alberga los archivos personales del cineasta Jean Vilar, así como los del festival cinematográfico local. Asimismo existen dos centros de conservación a los que únicamente puede acceder un público restringido de técnicos provistos siempre de permisos especiales; en uno de ellos, situado en Sablé sur Sarthe, municipio del noroeste de Francia entre Le Mans y Rennes, se restauran documentos delicados; el otro centro es el Centre technique de Bussy-Saint-Georges en Marne-la-Vallée, ubicado en un complejo compartido con el Centre technique du livre de l'enseignement supérieur.
La sede se utiliza para restauraciones con requisitos particulares de espacio o materiales específicos (por ejemplo, mapas de gran tamaño o documentos en pergamino), como centro de investigación para la conservación de los documentos, así como para el almacenamiento de los ejemplares suplementarios del depósito legal.

Ya en la descripción del conjunto se habla de la excelencia, ¿cierto? Y así es, se trata de auténtica excelencia hasta el último detalle.
Para abrir las puertas a la cultura, pero negar el acceso a quien solamente quiera aparcar el automóvil a hurtadillas en una plaza que no le corresponde, por ejemplo, ¿saben qué barreras han elegido en la BNF de Marne-la-Vallée?
Las nuevas DITEC Qik 80, de contornos suaves y elegantes que se integran a la perfección en el entorno arquitectónico; unas barreras de excelentes prestaciones y totalmente coherentes con el contexto en el que se ubican.
Para conseguir lo mejor, no han optado por una elección nacionalista y damos la enhorabuena a los franceses.