Home News
Noticias

Noticias encontradas: 165

10/10/2011 | COMPRITAL Y DITEC, EMBAJADORES DEL ITALIAN STYLE

Dos nuevas puertas automáticas flexibles DITEC en la planta de Settala

¿Hablamos de helado? ¡Entonces hay que desplegar una bandera italiana! Sí, porque el helado es realmente una de las glorias de la cocina italiana, al nivel de la pasta y la pizza. Para ser precisos, la intuición se debe atribuir a los árabes, que en el año 827 empezaron a ocupar Sicilia y allí encontraron la nieve de Le Madonie, de los montes Iblei y del Etna: mezclándola con miel, azúcar, leche y fruta, obtuvieron un dulce refrescante y exquisito.
Por tanto, no sorprende que el helado “moderno”, mantecado y cremoso, se deba precisamente a un siciliano, Francesco Procopio dei Coltelli, que a finales del siglo XVII afinó las técnicas de refrigeración de las mezclas dulces, llevándolas a un gran auge en la mesa del rey de Francia primero y después en el establecimiento que abrió, el histórico Café Procope de París, adonde en la época acudían a saborear el helado los actores de la Comèdie Francaise, ubicada justo enfrente, pero también una gran cantidad de inelectuales y de VIPs, como diríamos hoy en día: de Voltaire a Balzac, de Victor Hugo a Diderot, hasta el doctor Guillotin (sí, el inventor de la guillotina) y el joven teniente Napoleón, tan ambicioso como glotón.
Aun ahora, el helado italiano es uno de los mejores embajadores de la gastronomía del país en el mundo. Mérito de una miríada de apasionados, aunque a menudo desconocidos al gran público, protagonistas de la excelencia italiana, que se aplican con amor y competencia profesional en la continua evolución de esta especialidad, amada por grandes y pequeños y ahora consumida los 12 meses del año, no sólo como delicia veraniega. Entre ellos, Comprital, una empresa productora de semielaborados para heladería y pastelería que se presenta como socio ideal para ayudar a los artesanos y a los productores industriales, nacionales y extranjeros, no sólo con nuevos productos altamente tecnológicos pero con base natural, sino también con el Comprital Athenæum, un centro de formación en el que los químicos, los expertos en tecnología y en marketing, los maestros heladeros y los demostradores se ponen a disposición de los trabajadores del sector. “Nuestra fuerza es la unión de tecnología, investigación e innovación en el respeto de la tradición”, dicen en Comprital, que tiene su sede en Settala, a las puertas de Milán.
Quizás ha sido precisamente esta pasión por la tecnología y la innovación lo que les ha llevado a comprar últimamente dos nuevas puertas enrollables industriales de enrollamiento rápido, las DITEC Sector Reset, que también son el orgullo del mejor Made in Italy. O puede que el motivo haya sido el apego a la tradición: en la empresa ya hay otras cuatro puertas Sector, en la planta y en el almacén, instaladas en 2003 y 2004, que nunca han creado problemas. Limpias cada día, sometidas al mantenimiento ordinario adecuado, ¡todavía parecen nuevas! Pero las nuevas, además, estarán dotadas del innovador sistema de auto-reparabilidad que DITEC ya había puesto a punto en el modelo Smart: la posible salida de la lona por motivos o usos accidentales se recupera con una sencilla maniobra automática de apertura y cierre.
Funcionalidad, racionalidad y fiabilidad para las entradas automáticas que duran en el tiempo, sabores frescos y exquisitos que se derriten en la boca en el arte del helado, tan delicado y efímero: está claro que la excelencia se puede manifestar con formas muy diferentes...