Home News
Noticias

Noticias encontradas: 165

01/08/2011 | Lo mejor de las puertas automáticas DITEC en el nuevo Ambasciatori Luxury Resort de Riccione

Una atmósfera espectacular, una armonía perfecta entre el lujo y la sencillez, una cálida hospitalidad y una ambientación llena de detalles agradables: Es el nuevo Hotel Ambasciatori de Riccione, fuertemente deseado, cuidado y administrado por la familia Ubaldini,
Antonella y Luciano Ubaldini nacieron en Bérgamo, pero crecieron en la cálida y agradable Costa Romañola.
Siendo ya expertos en el sector, al ser propietarios de otros hoteles, en 1999 compraron el famosísimo Hotel Ambasciatori, un 4 estrellas construido en los años 60.
Es un hotel histórico de esta costa que últimamente, gracias a la familia Ubaldini, se ha reformado profundamente según el gusto contemporáneo.
Desde 2010, vuelve a estar abierto. Actualmente se presenta con ambientes de un diseño elegante pero básico, en los que los modernos acabados se combinan sabiamente con muchos detalles pequeños pero importantes que evocan el estilo propio del hotel desde su construcción.
Antonella y Luciano se han ocupado personalmente de la remodelación de toda la estructura, dedicando el máximo cuidado a los detalles y eligiendo con gusto cada complemento de decoración y cada cromatismo, con el objetivo de ofrecer a su clientela la máxima elegancia, pero sin hacerla demasiado sofocante.
“Los clientes se deben sentir en un ambiente especial, pero siempre como en su casa”, afirma Antonella. “Además de la estética agradable del ambiente, también hemos cuidado la calidad del servicio y la hospitalidad, que aquí, en Romaña, es sagrada".
La atención dedicada a las exigencias de las familias surge tanto de la administración del hotel mismo, cuya gestión familiar aporta una hospitalidad que refuerza los vínculos y fideliza con el tiempo a los clientes, como de muchos detalles pequeños pero significativos.
Estas atenciones ya empiezan en la entrada misma, donde dos puertas automáticas DITEC, una corredera rectilínea Valor combinada con una elegante curvilínea Volo, favorecen la entrada de los clientes, pero, sobre todo, de las muchas madres que acompañan con sus cochecitos y sillitas a sus pequeños cachorros.
Además, se sabe que la Costa Romañola, gracias a su fondo bajo y arenoso, es ideal para la seguridad de los niños y, por tanto, es la meta ideal para las familias. ¿Por qué no favorecer su paso también con una bonita puerta automática doble? 
Su combinación favorece la climatización del ambiente, permite aprovechar al máximo el espacio de paso y, gracias a la elegancia de la puerta curvilínea, también crea un efecto de imponencia y distinción que decora la entrada misma.
Infatigables en su funcionamiento, garantizan un servicio discreto pero continuo.
El hotel cuenta con hasta 73 habitaciones elegantes y luminosas que se abren al mar gracias a las grandes vidrieras azules. El amplio aparcamiento subterráneo permite a los clientes olvidarse del coche hasta el final de las vacaciones. El hotel está en el paseo marítimo, en el centro de la ciudad y a dos pasos del famoso Viale Ceccarini: se puede llegar a todas partes paseando.
El atractivo espejo turquesa de la piscina interna, dotada de bañera de hidromasaje, está listo para regalar momentos de relax. Quien, por su parte, quiere disfrutar de la playa, sólo tiene que salir de la zona de bar y relax, en la parte trasera, y cruzar el paseo marítimo para sumergir los pies en la cálida arena y llegar hasta el mar.
También en este caso, una puerta automática corredera DITEC, modelo Valor, causa buena impresión, ayudando a gestionar la climatización del ambiente y la entrada de los clientes.
El encanto del hotel continúa de noche, cuando los perfiles de la estructura se iluminan con un sabio juego de luces que hace resaltar la belleza del edificio.
Obviamente, no puede faltar un cuidado especial reservado a la cocina del restaurante, con un menú marcado por los sabores del territorio.
La larga experiencia de los hosteleros y su profesionalidad, junto con su gusto, la elegancia y el clima familiar que han sabido construir, permite regalar unas vacaciones inolvidables para toda la familia.
Una verdadera expresión de “Made in Italy” en todos sus aspectos: arquitectura, cultura, tradición, cocina y, obviamente, tecnología italiana para las entradas.
Damos la enhorabuena a la familia Ubaldini e invitamos a todo el mundo a probar su excelente hospitalidad. Estamos seguros de que quedarán plenamente satisfechos.