Home News
Noticias

Noticias encontradas: 165

01/08/2011 | Despertares Parisinos: café, periódico… y puertas automáticas DITEC

Lavazza France y Le Parisien han elegido las estrellas de la automatización

Hay algunas costumbres globales que se han consolidado en todo el mundo. La de entregar el periódico a la puerta de casa, que antiguamente parecía propia de las películas americanas, se está difundiendo rápidamente en las principales metrópolis europeas, y es comprensible: las editoriales se aseguran la fidelidad del lector y la compra cotidiana; los lectores pueden disfrutar de la lectura de las noticias por la mañana, quizás desayunando. Admitámoslo: echar un vistazo a lo que pasa en el mundo bebiendo la primera taza de café después de la ducha y antes de lanzarse al frenesí del día es realmente agradable. ¿Qué hora es? ¿Las ocho menos cuarto? Bueno, aún tengo diez minutos sólo para mí...
Y quien no recibe el periódico en el felpudo de su casa, lo compra corriendo en el quiosco mientras va a trabajar, pero normalmente no consigue leerlo durante el trayecto (si conduce, porque conduce, si va con el transporte público, porque en hora punta es difícil incluso subir al autobús o al metro, así que abrir las páginas de un periódico puede resultar una empresa), así que se limita a echar un vistazo a los primeros titulares junto con el imprescindible café en el bar más cercano a la oficina, antes de subir al trabajo.

Escenas de este tipo suceden tanto en Madrid como en Roma, Berlín y París. Y muchas veces incluso la taza de café es la misma. El espresso italiano tiene seguidores en todas partes, y también en el extranjero se puede encontrar un café como se debe, fuerte y con su atractiva crema en la superficie. ¿El periódico? Eso no, cada cual sigue leyendo el suyo, en su idioma: ¡incluso la globalización tiene un límite!
¿Qué otra cosa tienen en común el periódico y el café, en Italia y en el extranjero? Quizás las puertas automáticas DITEC. No es una broma: en las fotos siguientes se representa la entrada de las oficinas de “Le Parisien” en Saint-Ouen, a las puertas de París. Como sugiere su nombre, se trata del periódico más vendido de la capital francesa y de la Île de France, con sus diez ediciones locales.
Las puertas de su sede son elegantes y esenciales, de gran diseño, correderas y curvilíneas: Onda, uno de los modelos DITEC más apreciados en los contextos arquitectónicos en los que la imagen cuenta, así de fiable gracias a los sensores de seguridad en el hueco de paso.

La puerta automática con la super-tacita serigrafiada en las dos hojas se abre de par en par para revelar una entrada con tacita tridimensional encajada de forma surrealista en la pared. Equivocarse es imposible: estamos en la sede de Lavazza France en Noisy le Grand, también en este caso a pocos kilómetros de París. Y la puerta es un modelo Valor, la solución de DITEC admirada en todo el mundo como puerta peatonal automática de gran valor estético.

A los franceses les vuelven locos las bellezas de origen italiana… y a veces hasta se casan con ellas: empezando por Monsieur le Président y su señora, Carla Bruni.