Home News
Noticias

Noticias encontradas: 165

06/06/2011 | Estación de metro EUR Fermi, Roma. Las puertas automáticas DITEC Valor acogen a los pasajeros.

Conducir y - ¡sobre todo! - aparcar en Roma es realmente estresante. Para cruzar la ciudad sobre cuatro ruedas hay que armarse de tiempo y de una paciencia infinita. ¿Y en moto? Mejor, sin duda: de hecho, en la capital pululan los scooters, los ciclomotores y las motocicletas.
Si no se tiene prisa, la mejor manera de moverse es andando: la ciudad eterna es un placer para los ojos, con todo su atractivo a la vista de todos, lo que hace que parezca un museo al aire libre, hasta el punto de que cada paseo se convierte en una experiencia cultural.

Pero la capital es muy extensa, y no todo el mundo es tan deportivo como para elegir de buena gana el trekking urbano de larga distancia. Hay medios de transporte de superficie que cubren toda la ciudad, pero éstos también quedan prisioneros del tráfico y a menudo no brillan por su puntualidad. Los romanos, con esa vena irónica aparentemente socarrona pero en realidad mordaz sostienen que la sigla ATAC oficialmente es el acrónimo de Azienda Tramvie e Autobus del Comune (Empresa Municipal de Tranvías y Autobuses), pero que podría funcionar igual de bien como Arrivo Tardi A Casa (Llego Tarde A Casa).

Por eso, si se tiene la suerte de tener que recorrer un tramo cubierto del metro, ¡esa es la solución! El problema es que sólo hay dos líneas, la A y la B, que sirven necesariamente a una parte limitada de la ciudad. La línea C aún está en construcción. ¿Con retraso, respecto a las necesidades de los ciudadanos? Es verdad, pero construir una línea de metro es difícil en todas partes, y aún más donde las obras de excavación siempre terminan por revelar restos arqueológicos que hay que rescatar, trasladar, censar...

Sin duda, no puede competir por extensión con el metro de Londres o de París, pero el metro capitolino intenta al menos ponerse en forma, modernizando y potenciando las instalaciones de las estaciones, adaptando los sistemas de seguridad, recalificando los ambientes internos, eliminando en la medida de lo posible las barreras arquitectónicas para los discapacitados y proporcionando indicaciones en inglés para los muchos turistas extranjeros. El punto central de estos esfuerzos es, claramente, la estación Termini, donde se cruzan las líneas A y B. Pero también otras estaciones se han retocado.

En la foto vemos, por ejemplo, las obras que se están realizando en la entrada de la estación EUR Fermi. Estamos en la línea B, la Rebibbia-Laurentina, entre Viale America y Piazza della Stazione Enrico Fermi, justo al lado del lago artificial creado con ocasión de los juegos olímpicos de 1960. Por aquí pasan más de 400 viajes al día – de las 5:30 de la mañana a las 22:30 de la noche entre semana y los sábados y los domingos hasta la 1:30 de la noche – uno cada 4 minutos en las horas punta y uno cada 6 en los momentos menos concurridos. Las puertas automáticas de la estación están sometidas a un ajetreo tremendo, así que por necesidad había que elegir las mejores, las más sólidas y resistentes, cuidando al mismo tiempo el aspecto estético, porque también la vista merece atención.
¿Y entonces qué modelo se ha instalado? Las DITEC Valor, como se podía intuir: porque con sus dispositivos antiaplastamiento, con la detección de obstáculos, la regulación de la velocidad de cierre y de apertura y todas las demás características técnicas de vanguardia, se distinguen por fiabilidad y seguridad. Ya comprobada en miles de situaciones de uso difícil, la calidad de las puertas peatonales automáticas DITEC Valor está al servicio de los pasajeros del metro romano. ¡Enhorabuena al DITEC Expert Angelo Cino, que las ha puesto en marcha!