puertas automáticas DITEC abren la entrada del delicioso castillo..." />
Home News
Noticias

Noticias encontradas: 165

27/04/2011 | CHATEAU DU RIVAU: LA TECNOLOGÍA DITEC SE UNE CON LA HISTORIA

Las puertas automáticas DITEC abren la entrada del delicioso castillo medieval

Está claro que tenemos mucho que aprender de Francia en relación con la valorización y el cuidado del patrimonio cultural.
Pensemos por ejemplo en los Casillos del Loira, generalmente rodeados por jardines que muchas veces son verdaderos jardines botánicos, perfectamente restaurados. Los más de 300 castillos con sus poderosas murallas, sus puentes levadizos y sus tejados de brillante pizarra parecen piedras preciosas engastadas en el verdor del valle, donde el río fluye a veces lento y a veces impetuoso, pero siempre provocando un gran impacto visual.

El Castillo de Rivau, por ejemplo, es una verdadera perla: desde el punto de vista literario, hay que recordar que Rabelais, el poeta protagonista del Renacimiento francés, lo cita como regalo de Gargantúa al capitán Tolmère. En cambio, desde el punto de vista histórico, en 1429 Juana de Arco acudió a Rivau para llevarse los mejores caballos del rey de Francia.
Aún hoy se pueden visitar las monumentales caballerizas fortificadas, únicas en Francia y famosas desde el Renacimiento por la calidad de sus caballos. Fueron construidas por Francois de Beauvau, propietario del castillo, así como caballerizo de la corona de Francia con Francisco I de Valois.
Pero en Rivau se visitan sobre todo los 12 jardines clasificados como "Jardin Remarquable", es decir, seleccionados por el Ministerio de Cultura como los más bellos de Francia, no sólo por las plantas raras y los cientos de tipos diferentes de rosas, sino también por la colección permanente de arte contemporáneo que se muestra precisamente entre los arriates.
La restauración del castillo, que comenzó en 1992, ha devuelto su antiguo esplendor al complejo monumental del castillo, las caballerizas reales y los jardines.

Actualmente, Rivau es un monumento nacional que atrae a visitantes de todo el mundo.
Para abrir las puertas a los visitantes, antiguamente estaban los criados y los ujieres. Actualmente, las puertas de madera maciza sin tratar, en total coherencia con el contexto histórico, se abren automáticamente: mérito de la tecnología DITEC.
Son los automatismos DITEC Valor, que abren y cierran de manera perfecta las entradas al paso del público. Hay que destacar que también los automatismos están ocultos con un revestimiento de madera: hubiera sido inadecuado mostrar demasiada tecnología en un contexto histórico como éste.

No queda sino felicitarlos: ¡en el cuidado de los detalles, nadie gana a los franceses!