Puerta automática para un gran catamarán: la tecnología DITEC afronta un nuevo desafío.

<..." />
Home News
Noticias

Noticias encontradas: 165

27/04/2011 | PUERTAS AUTOMÁTICAS DITEC, DE LA TIERRA AL MAR

Puerta automática para un gran catamarán: la tecnología DITEC afronta un nuevo desafío.

Observando este espléndido catamarán, es fácil ponerse a fantasear con vacaciones, velas al viento y el sol que resplandece sobre el mar azul, surcado sólo por la estela de los dos cascos. Y, sin embargo, queríamos hacerle reflexionar sobre la evolución de la tecnología DITEC.

Especialistas en entradas automáticas: ésta es la fama que nos hemos creado con el tiempo.

Nuestras puertas automáticas abren las entradas de las estructuras residenciales, comerciales e industriales y las de importantes estructuras como estaciones y aeropuertos.
Llevamos años instalando puertas automáticas no sólo en los barcos de crucero más importantes, sino también en embarcaciones de lujo.

Hay que decir que los problemas de una puerta náutica para una embarcación como ésta son varios y complejos.
Hay que asegurarse de que las guías de deslizamiento de las hojas no sufran deformaciones al pasar la barca por las olas. En el caso de los catamaranes, este efecto es aún más crítico. De hecho, en caso de marejada, los dos cascos podrían encontrarse en dos momentos diferentes en la cresta de la ola, con evidentes consecuencias en las estructuras de la embarcación.
Los astilleros tienen mucho en cuenta estas exigencias y equipan el barco con los refuerzos oportunos en los puntos más afectados, pero si las variaciones de algunos milímetros para puertas manuales se pueden vencer con el empuje manual, los automatismos podrían bloquearse. Por tanto, los refuerzos deben ser claramente más estables.

Otro aspecto que no hay que subestimar es el ambiente salino en el que se instalan los automatismos y sus accesorios, un contexto capaz de poner a dura prueba las propiedades del metal. No es suficiente el acero inoxidable normal AISI304, sino que se utilizan aceros especiales.
El último elemento que ha requerido especial atención es la calidad de los cristales de las hojas, elegidos para resistir grandes esfuerzos, tanto por el viento (que puede llegar hasta los 100 km/h) como por eventuales olas rompientes.

Gracias a la habilidad de los comerciantes especializados DITEC, los problemas que a primera vista parecían insuperables se han solucionado. Se ha ganado el desafío que al principio parecía imposible. Está claro que DITEC no abrirá una línea de productos dedicados a la náutica, porque este sector de mercado no puede generar grandes números. Pero la conciencia de haber realizado un automatismo eficiente y resistente, bien adaptable, gracias a la intervención de los profesionales de nuestra red de distribución francesa, adaptable incluso a situaciones tan críticas, es una satisfacción que deja huella.

La embarcación se ha realizado en un astillero náutico de Francia.
Actualmente está navegando por el Caribe.