Home News
Noticias

Noticias encontradas: 165

28/06/2010 | Puertas automáticas DITEC en alta montaña

A los pies del glaciar Monte Rosa, DITEC automatiza las entradas del nuevo funicular Frachey – Alpe Ciarcerio (AO).


Entre las majestuosas cumbres y extensiones del Valle d'Ayas, se encuentra un pequeño paraíso inmerso en las pistas de esquí durante el invierno y rodeado de exuberantes bosques de pinos y alerces en verano, protagonistas de una naturaleza lozana y besada por el sol. Estamos hablamos de Champoluc, el centro más importante del Valle d’Ayas, célebre punto de referencia para todos los apasionados de la montaña, el esquí y el excursionismo en la naturaleza.

Monterosa Ski, la empresa que administra las instalaciones de ascenso, últimamente ha inaugurado la nueva instalación de Frachey-Alpe Ciarcerio, primer funicular del Valle de Aosta dedicado al esquí y nuevo buque insignia de las mayores pistas de esquí de todos los Alpes.

El Funicular Frachey-Alpe Ciarcerio comunica Frachey (1.617 metros de altitud) con Alpe Ciarcerio (1.981) y ha sustituido la antigua estructura activa desde 1978. La instalación consigue transportar hasta 1.500 personas por hora gracias a dos coches de 110 plazas cada uno.

La nueva instalación representa un medio innovador que se aleja del sistema tradicional de transporte aéreo con cable. La estructura ha requerido equiparse con una tecnología a la vanguardia también por lo que se refiere a la seguridad. Por eso se han instalado puertas automáticas que, colocadas en los andenes, permanecen cerradas durante la espera y se abren automáticamente sólo cuando los vagones ya han llegado y se han detenido en el andén. De esta manera, se evita el peligro de una eventual caída accidental de los pasajeros a las vías.
Para las puertas automáticas se ha optado por Valor, no sólo por las características tecnológicas y la fiabilidad de estos productos, sino también por la experiencia mostrada en el pasado por DITEC, cuando automatizó incluso las puertas mismas de los vagones del funicular de Nápoles Mergellina.

Además, se han instalado cuatro puertas automáticas DITEC tanto en la estación de salida, en el punto de enrocamiento de Frachey, como en la de llegada de Alpe Ciarcerio, situada a casi 2.000 metros de altitud. Se han instalado 22 puertas peatonales automáticas correderas DITEC Valor en los andenes, permitiendo a los miles de esquiadores que llenan las pistas durante la temporada de invierno acceder al funicular.

La funcionalidad, la fiabilidad, incluso a temperaturas extremadamente bajas, y la tecnología sólo son algunas de las características por las que se distinguen las puertas peatonales automáticas Valor. En un contexto de uso intenso y continuo como el del Funicular, las entradas automáticas DITEC, acogen con seguridad a los numerosísimos apasionados del Monte Rosa, regulando de forma impecable el tráfico de entrada y de salida de los vagones del funicular.
Los automatismos DITEC constituyen la solución perfecta para cualquier contexto, en el respeto de las normativas vigentes más exigentes. De hecho, todas las puertas automáticas DITEC cuentan con certificación TUV como garantía de su máxima fiabilidad.

Además, gracias a la calidad superior de los materiales, las entradas automáticas DITEC son resistentes a los agentes atmosféricos y optimizan el consumo energético. Además de ser de bajo consumo, las puertas automáticas DITEC garantizan un buen aislamiento térmico, fundamental en un ambiente climático tan rígido como el de las cumbres del Valle d’Ayas, donde las temperaturas hacen castañetear los dientes… ¡En invierno se llega incluso hasta los -20ºC!

También en esta ocasión DITEC ha demostrado que puede llegar a instalar sus productos donde los demás no consiguen trabajar, afrontando de forma extraordinaria todos los problemas de tipo ambiental y climático relacionados con el caso.
El éxito de DITEC está garantizado por la versatilidad de sus productos, que ofrecen prestaciones excelentes en todo tipo de contexto e instalación.
DITEC, el número uno de los sistemas de entradas automáticas… ¡Incluso en alta montaña!