Home News
Noticias

Noticias encontradas: 165

14/04/2009 | Una cancela automática Ditec Cubic 6 abre las puertas de Casa Maier

En Trieste, en una reforma importante de un edificio histórico del siglo del XVIII 

Nos encontramos en el "casco viejo" de Trieste, detrás del puerto, en la zona conocida como Cavana.

La Cavana era, hasta la segunda guerra mundial, una zona de prostitución y de actividades comerciales al por menor, y la residencia temporal de muchos marineros de Trieste cuando hacían un alto en la ciudad a la espera de embarcarse.
Una ciudad en la ciudad, un laberinto de callejuelas y pasajes, de gente de paso y residentes de las etnias más disparatadas.
Llegó luego el abandono, que duró hasta hace una década, y ahora su descubrimiento a través de un gran proyecto de revalorización urbanística que ha recuperado la belleza y homogeneidad de una zona de gran fascinación histórica y arquitectónica.

Casa Maier merece una mención a parte entre los proyectos de restauración que se han puesto en marcha en el barrio de Cavana.
El edificio objeto de la intervención de restauración es un edificio que se construyó a finales del siglo XVIII, específicamente en 1798, y que perteneció a la familia Maier, una familia acomodada pero sin historia, como muchas que se cruzaron en aquellos tiempos en la ciudad de los Habsburgos. El edificio de tres plantas se desarrolla alrededor de un patio adornado con arcos superpuestos. La entrada accesible desde la calle se abre con un original portal de madera y un amplio paso subterráneo. Casa Maier 1798 es el nombre que se ha dado hoy a esta intervención de restauración, que ha precisado seis años de trabajo para rescatar el edificio sobrio y armonio que se escondía tras buhardillas derrumbadas y otras situaciones de abandono, y se ha convertido en un espacio que acoge hoy residencias exclusivas y actividades comerciales de lujo.

Los diseñadores de interior de la promotora inmobiliaria Epoca han decidido inserir en este espectacular contexto una elegante cancela de entrada, en el paso subterráneo, de cristal portante con hojas de latón oxidado, que separa el portal de la calle del patio interior de Casa Maier.

Se ha elegido para su automatización, que requería una intervención importante desde el punto de vista estético, la competencia de Ditec, que ha instalado el modelo Cubic 6, el automatismo enterrado para cancelas batientes indicado para mover cancelas de calidad, porque se integra con el diseño de la cancela sin alterar su estética.

Las fotocélulas Ditec se han empotrado en las jambas de latón oxidado, que se han realizado con el mismo material de los cerramientos, las puertas de los ascensores y los grandes ventanales presentes en el edificio para reducir al mínimo el impacto del movimiento con respecto a la estética de la cancela. También la placa enterrada de cierre del automatismo se ha realizado con el mismo material, para dar armonía y uniformidad al conjunto.

El cristal esmerilado de las hojas permite, luego, ver más allá y descubrir la parte central del edificio, un patio en donde hoy en día se halla una escultura espléndida de hierro forjado del artista vasco Carlos Lizariturry, de 1800 kilos, elemento de unión entre el antiguo edificio y la nueva Casa Meier.
El dibujo del marco se ha propuesto de nuevo en las hojas de cristal, con ambas caras tratadas con arena, que exalta la belleza del portón original de madera que aún, inmóvil, desempeña la función de guardián de tanta belleza.

Un ejemplo más de integración de antiguo y moderno que Ditec ha afrontado con la clásica competencia, respetando la integridad y armonía de un edifico de valor histórico.

Para contextualizar la noticia, hemos pedido a Alessandro Beltrame de Epoca srl, promotora residencial, algunas noticias adicionales sobre la intervención de restauración de Casa Maier.

“hemos obtenido quince apartamentos y cinco tiendas en el número 14 de la calle Cavana de Trieste, en un inmueble de 2200 metros cuadrados de tres plantas, con un servicio de dos escaleras y los ascensores correspondientes. Calidad medida en todas las elecciones del diseño, con sentido común, sin tirar el dinero por la ventana. Elecciones coherentes, sobre todo, en todo, en todas partes, que pueden atribuirse siempre al mismo hilo común de diseño. Después de que todas las mentes pensantes implicadas lo hubieran asumido y progresivamente entendido y apreciado, también los oficiales que han trabajado en el proyecto. Humildad y paciencia en la búsqueda obstinada de los productos, los materiales y las elaboraciones mejores. El objetivo del proyecto era la calidad de vida, la innovación, y una elegancia de gusto transversal, con un respeto por la historia de la casa, por la sencillez y la ligereza, por la originalidad sin exageraciones, por el equilibrio. En primer lugar, calidad en el clima de las obras, con una dirección de los trabajadores amable y respetuosa. Calidad en la relación cordial con el cliente, que se ha seguido directamente desde la presentación hasta el acabado y la decoración. Ha nacido así una casa donde se está bien, donde quienes la han visitado, los encargados de los trabajos, el esteta o la persona simple han percibido una sensación confortable de cuidado y plenitud. No es un paraíso terrestre: nuestra casa es muy humana y nos ha costado mucho, ha supuesto enfados y desilusiones, pero el resultado es un éxito que nos lleva a repetir...en el estilo no en la idea, que será siempre nueva.
Nos hemos dirigido a Ditec con un proyecto de cancela anticonvencional y con peticiones precisas sobre las prestaciones, sobre la fiabilidad y la calidad de la asistencia, que forman parte de nuestro proyecto orgánico tanto como la sonrisa de nuestros clientes”.