Home News
Noticias

Noticias encontradas: 165

18/09/2008 | Puertas automáticas Ditec en la bodegas Rotari de Mezzocorona (Trento)

Entre la historia y la leyenda, Rotari toma el nombre del rey lombardo Rotario que precisamente en Trentino Alto Adige combatió algunas de las batallas más importantes durante la conquista de Italia.
Rotari también es el nombre de un famoso vino espumoso italiano, que producen las mismas bodegas y que nació de la fermentación en botella, siguiendo el método clásico tradicional.
Al amparo de los vientos fríos del norte, la región de Trentino Alto Adige goza de un microclima ideal para el cultivo de variedades de uva de gran calidad. Existen fuertes oscilaciones térmicas entre el día y noche, y diferencias climáticas considerables entre el verano y el invierno, un medio ambiente sin contaminar y un clima montañoso-mediterráneo que dan a los vientos de Trento unos aromas y perfumes especiales.
El grupo Mezzacorona se fundó en 1904 y es hoy una de las realidades vitivinícolas más dinámicas y modernas de Italia.
Rotari, el famoso vino blanco espumoso, nació en un mosaico de 2500 hectáreas de viñedos de gran valor que se cultivan en las zonas de colina del Valle del Adige, y que diariamente cuidan los agrónomos y los agricultores socios de la bodega. Todos los productos se obtienen con las uvas que provienen de los viñedos de propiedad de las empresas agrícolas Mezzacorona y la vinificación se lleva a cabo según las técnicas enológicas más modernas. El clima de la zona, caracterizado por días luminosos y cálidos y por noches frías, es el ideal para el cultivo de la uva y óptimo para el vino que es la base del vino espumoso conseguido con el Método Clásico.
La forma de cultivo más difundida es en parral doble trentino, que da al paisaje el típico “movimiento ondulado".
Los parrales tan característicos son también el motivo en el que se ha inspirado el arquitecto que ha diseñado el nuevo domicilio de las bodegas Rotari, en el pueblo de Mezzocorona. El parecido con los viñedos y las colinas, no solo exalta y aúna el edificio con los usos de la tradición y de la gente de Trento, sino que también limita en gran parte el impacto medioambiental con el territorio que lo rodea y favorece la climatización en su interior. Colinas amplias y suaves cultivadas con las hileras de uva suben, de hecho, casi hasta el techo.

Para quien pasa por la zona (autopista 22 del Brennero – salida de San Michele all’Adige), vale verdaderamente la pena hacer una parada en el camino para realizar una visita guiada del conjunto y del mundo del vino y del vino espumoso de Trento, para una cata, o bien para comprar uno de sus fantásticos vinos.
En el interior del complejo podrán encontrar un punto de venta amplio y bien abastecido.

En la entrada, podrán ver, en cambio, una fantástica puerta automática Ditec, modelo Bis.
Fiable, segura e incansable, acoge a los cientos de turistas y visitantes que pasan todos los días para comprar uno de sus fantásticos vinos.